May 122014
 

A continuación, voy a citar algunas de tus frases dichas en clase: «Quien quiera que busque información sobre lo que hemos hablado hoy», «Para mañana, traed una descripción de vuestra familia», «Abrid vuestro cuaderno, tenéis que contestar a tres preguntas sobre lo explicado», «Coged un folio y haced un resumen sobre lo hablado en la conferencia». Sabes muy bien qué preguntas te hicimos a raíz de estos comentarios.

¿Cuenta para la nota? ¿Pones positivo si lo hacemos? ¿Te lo tenemos que entregar? ¿Entra en el examen? ¿Nos subes la nota si lo traemos? Siempre las mismas cuestiones. Todas ellas presentes desde la etapa de primaria hasta la universidad.

No era raro que hiciéramos aquellas preguntas tras tus comentarios, pues solo demostraban nuestra capacidad para adaptar nuestro esfuerzo a lo importante. Somos inteligentes y pronto nos dimos cuenta de qué era lo que se valoraba en tu escuela y en esta sociedad.

Todo un fracaso.