Sep 222014
 

Me llama la atención tu capacidad de adaptación. Por ti han pasado multitud de reformas y leyes educativas, pero siempre nos has dado la clase de la misma forma, con los mismos objetivos, actividades y programaciones.

Ahora, debéis implantar una nueva ley. No va a resolver ni a mejorar nada. Lo sabéis tod@s, en todos los centros. Toca perder el tiempo cambiando de documentos, términos, planificaciones… volviendo a la escuela más loca de lo que está, para seguir haciendo lo mismo.

Ninguna ley servirá mientras no se construya desde la escuela y para la escuela y traiga cambios que ilusionen desde el principio, con resultados positivos a corto, medio y largo plazo. Y hasta que esa ley no exista, tú seguirás haciendo lo mismo año tras año, independientemente de la legislación vigente.

Pero quizá Fuencisla y l@s profes como ella, este curso decidan, cansad@s de esperar y a la sombra de la ley, renovar la escuela para que su alumnado pueda disfrutar de la educación de calidad que se merece.

Ell@s son nuestra esperanza. En ti ya no puedo confiar.